Caminos Vivos

Manantial

Patrimonio natural

San Nicolás del Puerto

San Nicolás del Puerto

NACIMIENTO DEL RÍO HUÉZNAR

Caminos Vivos

El manantial del Huéznar surge por el
contacto tectónico (falla) entre las calizas y
otros materiales mucho menos permeables
que se encuentran bajo éstas: las pizarras.

Se trata posiblemente del manantial más caudaloso de la provincia de Sevilla. Se localiza a la salida de la localidad de San Nicolás del Puerto hacia Constantina. El paraje es conocido como el Venero o Borbollón, y en él existe una densa vegetación de ribera (olmos, chopos y alisos); las aguas se ven brotar por burbujeo desde el lecho del incipiente río Huéznar. El lugar está acondicionado como área recreativa, con puentes, pasarelas de madera, mesas, etc, por lo que es muy visitado. Próximo al nacimiento, y de interés geológico y de gran belleza, está el cerro kárstico del Hierro. Otros manantiales cercanos son los de Fuente Meína y el Cañuel, que vierten sus aguas al arroyo Galindón.


Actualmente, la mayoría de los acuíferos cercanos a zonas pobladas están sometidos a explotación o bombeo. Por su buena calidad, la mayor parte del agua bombeada en las obras de captación del acuífero de Guadalcanal-San Nicolás se destina a cubrir la demanda urbana de las poblaciones de la zona. Otra pequeña parte se destina a regadío del olivar y a la ganadería.

El sondeo de abastecimiento a San Nicolás está situado próximo al nacimiento. El agua del manantial, situado en una zona habilitada como recreativa, surge por varios puntos, aunque gran parte de la misma se concentra en la poza situada junto al panel explicativo. El caudal total medio es de 150 litros por segundo, con caudales máximos que han llegado a superar los 500 litros por segundo.


El manantial no llega a secarse nunca, salvo en periodos de muy prolongada sequía, ya que la proximidad del sondeo de abastecimiento a San Nicolás del Puerto le resta cierto caudal a la surgencia. Las aguas presentan una composición química (facies) predominantemente bicarbonatada cálcica, de pH ligeramente básico, mineralización de media a débil y muy bajas concentraciones de nitratos.

Se trata, por tanto, de aguas de calidad química aptas para cualquier tipo de uso.

Finalmente, cabe comentar que los excedentes de agua de la surgencia, es decir, los que no se usan para abastecimiento a San Nicolás, contribuyen a la alimentación y mantenimiento del agua y las cataratas en el cauce del Rivera de Huéznar y se represan en el embalse del Huéznar, al sureste de la localidad de El Pedroso.

Fotografías: Caminos Vivos