Caminos Vivos

Bien de Interés Cultural - Monumento

Enclave cultural

Alanís

Alanís

Iglesia de Santa María de las Nieves

Autor: José Morón

En el siglo XIV tiene lugar la construcción de la fábrica de esta parroquia, perteneciendo a esta fecha la estructura del edificio, así como la bóveda del presbiterio y los vanos de iluminación del mismo, las dos portadas y la torre-fachada situada a los pies del templo. A principios del siglo XVI se llevó a cabo la construcción del retablo mayor de la iglesia y durante este siglo continuaron las labores de ornamentación de la parroquia.

La superposición de volúmenes en altura de la fábrica parroquial destaca del conjunto del caserío, resaltando la cabecera poligonal y la nave central a dos aguas, siendo la torre como punto más elevado.

La iglesia pertenece al tipo de iglesias gótico-mudéjar de planta rectangular con cabecera poligonal. Cuenta con tres naves de cuatro tramos cada una, separadas por pilares sobre los que apoyan arcos de medio punto, que en origen fueron apuntados. Los pilares utilizan, a modo de capitel, las molduras que marcan la línea de imposta de los arcos formeros. En las caras que miran a las naves laterales se le adosa un pilar, cuadrado, que sirve de refuerzo y se eleva sobre las naves laterales saliendo al exterior a modo de contrafuertes. En la cara opuesta, es decir, la correspondiente a la nave central, presenta una pilastra que soporta un entablamento, con cornisa volada, donde apoyan las bóvedas.

La nave central, de mayor anchura que las laterales, se prolonga en la cabecera mediante un ábside de dos tramos, el primero rectangular y el segundo poligonal. El presbiterio se cubre mediante bóvedas de crucería, el primer tramo de forma rectangular cruzado por nervios diagonales con espina y en el segundo tramo de forma poligonal.

La iglesia cuenta con dos portadas de acceso. La correspondiente al lado del Evangelio hace las veces de portada principal, a la que se accede mediante una pequeña escalinata, que se abre a la plaza. En el centro se localiza la portada, labrada en piedra, formada por un vano adintelado que, con los ángulos superiores convexos, queda enmarcado por un arco apuntado decorado con puntas de diamantes y con impostas a modo de ménsulas.


Fuente: Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. Consejería de Educación, Cultura y Deporte.