Caminos Vivos

Bien de Interés Cultural - Monumento

Enclave cultural

Espartinas

Espartinas

Torre Mocha de Loreto

Autor: Francisco Javier Romero García

Ubicada colindante con la hacienda del mismo nombre obedece a concepciones arquitectónicas puramente cristianas. Esta torre, única en buen estado que se conserva en éste término, es de época muy próxima a la conquista de Sevilla por San Fernando, y constituye un testimonio elocuente de que los repobladores cristianos siguieron la organización que encontraron en el territorio recién anexionado.

La torre actualmente está embutida en el caserío, exactamente en la valla divisoria entre el convento y la hacienda, ambos llamados de Loreto.

Se trata de una torre exenta, que no parece tener ninguna relación con cerca alguna. En la actualidad está asociada al convento de Loreto, situada en una zona de servicio del mismo. Su planta es rectangular, debido a la suma de la cámara más la caja de escalera. Cuenta con tres habitaciones superpuestas. La cámara inferior se encuentra por debajo de la cota actual. Está rellena de escombros. La cubierta es una cúpula vaída apoyada sobre pechinas, en la clave hay un hueco (hoy relleno con forjado). Su estructura es muy compleja y se advierte un uso diverso a lo largo de su existencia, así en sus paredes hay diversos vanos que parecen de cronologías distintas. La segunda cámara, es de tipología bien distinta. Se trata de una bóveda de crucería, con nervios muy potentes y muy apuntados, sin clave. Al interior corresponde un arco escarzano, con desarrollo en bóveda de medio cañón, al exterior era un arco de medio punto. La cámara tercera, es la que está menos consolidada. Se trata de una cúpula vaída.

EL material constructivo de la torre es ladrillo y tapial. El primero es el material predominante y se sitúa tanto en el exterior como en el interior.


Fuente: Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. Consejería de Educación, Cultura y Deporte.

http://www.iaph.es/patrimonio-inmueble-andalucia/resumen.do?id=i4654